Así buscan recuperar la economía en Cundinamarca

Inyecciones de capital para sostener a las empresas y estrategias para fortalecer el turismo (que ha sido el sector más golpeado en el departamento) hacen parte de las medidas.

Cundinamarca es el sexto territorio del país en número de casos confirmados de COVID-19. Según el Instituto Nacional de Salud (INS), reúne cerca de 20.600 casos, ubicándose por encima de Córdoba (18.100), Santander (14.700) y Nariño (13.100), y por debajo de Bogotá (195.800), Antioquia (72.900) y Valle del Cauca (42.000). A la fecha reporta 13.400 recuperados y 569 fallecidos.

Allí, las estrategias implementadas en varios municipios para mitigar la propagación del virus se han concentrado en restringir la movilidad en sus territorios; toques de queda los fines de semana, y pico y cédula entre semana. No obstante, las finanzas siguen golpeadas y cada mandatario trabaja en el diseño de medidas que aceleren la reactivación.

Justo en la noche del pasado martes, los alcaldes de los municipios que conforman la sabana occidental se reunieron para concertar acciones, las cuales se darían a conoce este fin de semana. Sin embargo, el alcalde de Funza, Daniel Felipe Bernal, adelantó que los anuncios tendrán que ver con la reactivación de restaurantes, bares, iglesias y demás sectores económicos que aún no cuentan con aval, pero que, desde presidencia, ya trabajan en los lineamientos para su reapertura.

Anticipó, además, cambios en la implementación del pico y cédula. Aunque el mandatario opina que con la nueva realidad, la presidencia les está robando a los alcaldes la capacidad de cuidar a sus ciudadanos, confía en el adecuado comportamiento de todos. “Este es el momento de mayor autocuidado. Nadie va a poder cuidarlos de ustedes mismos. Cuando vean una aglomeración no entren, cuando tengan contacto con alguien usen gel antibacterial, cuando lleguen a sus casas realicen el protocolo”, dijo.

El gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, manifestó que para reactivar la economía del departamento se trabajará en diferentes frentes. Se han dispuesto créditos para los cundinamarqueses, que van desde los $100.000 hasta los $4,8 millones. Con esto se busca que la gente no acuda a los gota a gota y consiga financiación con beneficios de pago, como seis meses de gracia y un subsidio en los intereses. “Con el Banco Agrario, los comerciantes y productores agrícolas podrán hacer lo mismo, solo que con un cupo que alcanza los $20 millones”, detalló.

Para los campesinos se han dispuesto $20.000 millones destinados a la compra de insumos, semillas y fertilizantes. Con esta inversión se espera conseguir 160.000 toneladas de alimentos en 120 días. También se han otorgado $7.000 millones para ayudarles en los pagos relacionados con transporte. Además, $3.000 millones en compras directas, que eliminan la intermediación, y $15.000 millones para adquisición de maquinaria agrícola y herramientas, que sirvan para volverse más productivos.

Las esperanzas del departamento también están depositadas en la construcción del Regiotram de Occidente, una obra que tiene el potencial de generar 10.000 empleos. El tren del norte es otro proyecto considerado una importante fuente de empleo. Sin embargo, para el gobernador es importante avanzar en la reactivación de los hoteles y demás actividades relacionadas con el turismo en el departamento, ya que, asegura, este es el sector en el que más se han perdido empleos. Así las cosas, la ruta en el departamento, según García, se concentrará en ir cuidando la salud, mientras se vela por el bienestar de la economía, “claro está, con el visto bueno de los alcaldes y las autoridades de cada municipio”, explica.

Soacha es el municipio que tiene más interacción con la capital. Allí, la tasa de desempleo ronda el 30 %, por lo que su alcalde, Juan Carlos Saldarriaga, avanza en las medidas con las que buscará reactivar la economía. El mandatario confirmó que se acabarán los toques de queda los fines de semana. A cambio, se implementará el pico y cédula los fines de semana, donde los pares podrán salir los sábados, y los impares los domingos. “Todavía no habrá vida social, pero en semana se hará más flexible el pico y cédula, permitiendo la circulación de seis dígitos al día. También abriremos los parques, para aliviar el estrés del encierro.

Saldarriaga pide al Gobierno nacional que “abra más la llave” para que más sectores económicos puedan reactivarse. Además, considera importante que entre Bogotá y su municipio exista una unificación de criterios con el sistema de transporte masivo y con la estrategia del pico y cédula, así como el trabajar en la seguridad en las zonas fronterizas y en la descongestión de la autopista Sur “para que la gente no se exponga tanto pasando horas en un colectivo”. El alcalde descarta el volver a las clases presenciales y anticipa una inversión de recursos para incentivar la generación de empleo.

La estrategia es similar en otros municipios. En Madrid se creará un fondo de emprendimiento con $2.000 millones para ofrecer microcréditos a mipymes y comerciantes, con lo que se generarían unos 4.000 empleos en el cuatrienio. En Facatativá se han enviado propuestas de protocolos al Ministerio del Interior para abrir restaurantes, casinos, teatros y gimnasios; además, trabajan en la construcción de medidas para hacer lo mismo con iglesias y centros deportivos, y analizan la posibilidad de suspender el pico y cédula y fomentar la responsabilidad individual en los ciudadanos.

En Chía, el 22 de agosto, se arrancó el piloto que permite a los restaurantes servir en mesas, mientras que en Zipaquirá se han destinado $1.000 millones para subsidiar el pago de arriendos (hasta de $6 millones), servicios públicos (hasta en $1’500.000) y apoyos para el pago de salarios de comerciantes y emprendedores.

Así pues, la nueva realidad es un desafío para mantener un equilibrio entre la salud y la economía. Para esto, los mandatarios consideran importante actuar en conjunto, pues saben que el virus no distingue fronteras, por lo que en los próximos meses se verán trabajos articulados en el que indicadores como la disminución del desempleo y el porcentaje de ocupación de camas UCI mostrarán si sus esfuerzos dieron resultado o no.

Fuente: El Espectador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *